martes

lola

La historia se parece
a algo que leí hace un tiempo.
De alguien que se condena
a arrastrar el peso de
un cuerpo casto.
De alguien que le pide perdón
al autor, sin lograr entender
por qué
el dolor de espalda
no cesa.

Eso es   mentira. La
historia no se parece en nada:
el autor ha dado pruebas
de su desinterés,
él no pide perdón,
nadie es puro.

Sólo es el nombre
que aparece de vez en
cuando, Dolores.

4 comentarios:

  1. quizá la historia ni si quiera se refería específicamente a quien pensó que era de ella sólo porque llevaba su nombre y algunas cosas de lo que le pasó con el autor (no abarca los detalles imprescindibles que corresponderían a una canción dedicada a esa persona, la cual la sería muy distinta). y el autor ya le ha comunicado todo su arrepentimiento y su interés, y ya ha vuelto, pero no porque se siente mal por lo que hizo, si no porque siente grandes cosas por ella, aún. Y no, nadie es puro, pero la gente que se da cuenta de eso es la única que es capaz de ver el sentido de las cosas, y cuando el autor se dio cuenta de esto, pudo regresar, porque si no la habría hecho peor.

    ResponderEliminar
  2. cuando supo que no se tiene un pie vivo y el otro muerto.

    ResponderEliminar
  3. sorry pense q era pa mi. por supuesto q no lo era! :D

    ResponderEliminar

Bote toda su basura aquí.